ESPERANDO LA NAVIDAD EN CRACOVIA

(Traducido al Español por Claudia Sagal)

Se acerca la Navidad y este año el feriado de la Inmaculada Concepción estaría un poco más largo. En vista de ello, la idea de ir a Cracovia parecía muy buena, teniendo en cuenta el frío probablemente que pudiéramos encontrar. Riga todavía recuerda cuando hace dos años empezó a nevar desde que bajamos del avión y no paró hasta tres días después. Moverse era bastante agotador. Sin embargo, al ver que los “reviews” de los viajeros no eran tan malos, decidí arriesgarme y hacer las reservaciones de vuelo y hotel. El precio del vuelo, decía “Low cost”, pero la verdad no estaba tan bajo, pero el de la habitación era bien conveniente. Más allá del clima y del precio, era un buen momento para ¡otra Aventura de los Viajes Globetrotting!
El tranvía nos llevó del aeropuerto de Balice hasta la estación Glowny y desde allí caminamos al hotel, en el centro de la ciudad, junto a la puerta de St. Florian (Brama Florianska), el patrón de Cracovia. Después del check-in y mapa en mano, nos lanzamos a explorar la ciudad. Para ver todo aquí hay que caminar y para incluir Auschwitz y Wieliczka, se debe hacer en dos etapas. Así que se tienen que se tienen que seguir ritmos más bien apretados, como levantarse temprano en la mañana. Pero, no hubo objeciones por parte de cualquiera de mis compañeros de viaje quienes dicen que si hubiesen querido relajarse hubieran ido a las Seychelles. Tenemos suerte porque no hay demasiado frío y está soleado.
Cracovia se parece un poco a Praga, con majestuosos palacios, monumentos, iglesias y museos, por un lado y grandes tiendas, bares y restaurantes en el otro. La historia y la cultura conviven con la modernidad de esta ciudad llena de vida y juventud. Moverse en el distrito central entre la atracción y el otro es bastante fácil. Las distancias son cortas y el “Stare Miasto” (o “ciudad vieja”) se puede visitar tranquilamente en un día. En tan sólo cinco minutos a pie a lo largo del Ulica Florianska se llega a la primera parada: Ryanek Glowny, la plaza majestuosa, está ocupado en esta época del año por los mercados de Navidad que volveremos a visitar más tarde. Seguimos a pie hacia la colina de Wawel. Se cierra a las 4:00 PM y tenemos que darnos prisa para visitar todo el complejo. El Wawel es de Ryanek en Ulica Grodzka (el camino utilizado por el rey después de su coronación) llegar a la plaza y conocer a la gente de Cracovia. Luego Ulica Kanonicza, tiene una manera que atrae a los turistas directamente en la atmósfera medieval. Además de la magnífica catedral y el Museo Diocesano dedicado a Juan Pablo II (quien fue arzobispo aquí). Además, se pueden visitar las 70 habitaciones del castillo real, los Apartamentos Reales, el Tesoro de la Corona y la Armería, El Wawel perdido, el arte Oriental, se puede ver la campana en el campanario de San Segismundo o hacia abajo en la Cueva del Dragón (Jama Smocza). En este período del año, este último no es accesible. Según la leyenda, los habitantes del reino de Krak estaban aterrorizados por la presencia de un dragón, y luego murió por un ardid. Otra leyenda dice que una de las siete piedras chakra, lanzados por el dios Shiwa, cayó en el lugar de la colina de Wawel. Hay muchos visitantes que vienen a la Wawel a recibir los rayos de la energía vital de la piedra Chakra. Por último, pero no menos importante la oportunidad de ver la Dama del Armiño de Leonardo da Vinci, alojados temporalmente aquí. En el camino de regreso nos detendremos para visitar la Basílica de Santa María (Kościół Mariacki), abierto hasta las 6:00 PM. Y una imponente iglesia que se encuentra en el lado oriental de la plaza Ryanek, gótico, mucho más de 100 metros. El altar mayor es un retablo realizado por el alemán Veit Stoss y consagrada en 1489. No pudimos subir a la torre más alta del campanario porque estaba cerrado, nos contentamos con escuchar la Hejnal, el toque de clarín que toca cuatro veces cada hora en punto. Son las 7:00 PM y queda algún tiempo para para visitar los mercados de Navidad antes del descanso para la cena. Hace frío y entramos al restaurante Vessele para calentarnos y comer.
El segundo día nos recogieron en el hotel a las 7:30 AM, nuestro conductor que nos lleva a una gira que incluye una visita por la mañana a los campos de concentración a Auswitsch/ Birkenau y las minas de sal de Wieliczka por en la tarde. De vuelta al hotel a las 4:30 PM, el tiempo suficiente para darnos un repaso, vamos a ver los tejidos y las telas en el centro de la Plaza del Mercado. La estructura, construida en el siglo XIV, hoy en día sigue siendo un lugar comercial con numerosas tiendas de artesanía y souvenirs. Una breve parada para degustar los mercados para Fosolka, una sopa típica polaca. A las 8:00 PM es la hora para participar en la misa en la iglesia de St. Florian (Kościół św. Floriana), en el barrio de Kleparz, donde Juan Pablo II fue vicario y donde están las reliquias del santo patrón de la ciudad. Terminamos el día con una copa en el Café Szal que ofrece magníficas vistas de la Basílica de Santa María.
Comenzamos el día 3 con la visita del barrio judío de Kazimierz. Hasta el siglo XIX este distrito era una ciudad independiente. Hoy en día es el más popular entre los amantes de la noche y de los artistas. Aprendemos algo acerca de las costumbres y tradiciones durante su visita a la Sinagoga judía y el Antiguo Cementerio. La Nueva Sinagoga es la más interesante. Desde el momento en que visité el barrio judío de Jerusalén, me acordé de algunas costumbres, como la fuerte división entre lo shombres y las secciones femeninas. Al entrar en la sinagoga, los hombres deben cubrirse la cabeza con una kipá. Caminando por las calles de este barrio completamente diferente de la ciudad vieja, hacemos una breve parada para degustar un zapiekanka (una especie de baguettes rellenas y delicioso). El muro de macewas (lápidas judías) triturados, se encuentran aquí durante las excavaciones arqueológicas, fue construido en los años 50. Hoy lo llaman el “Muro de las Lamentaciones”, en alusión a la de Jerusalén. Este cementerio antiguo (data de 1552) ha sido objeto de profanación y destrucción durante la ocupación nazi. Se salvó sólo una placa, por lo visto, el de la tumba del rabino Moisés Isserles (1572), pero sólo porque porque la tocara, hubiese sido eliminado. Seguimos a la fábrica de Schindler. Después de la exposición permanente de Cracovia bajo la ocupación nazi 1939-1945 en tres plantas, los visitantes trazan la historia de la ciudad y las difíciles condiciones de vida en el gueto. Por la tarde nos dispersamos sin rumbo, parando en función de la inspiración del momento. Algunos permanecen en las iglesias más pequeñas, otros van de compras. Me siento en un banco a ver a la gente. La mente vuela hacia el pasado en su intento de imaginar a Karol Wojtyla y me da pena imaginar cómo caminaría por estas calles como un hombre joven y de todas aquellas personas que fueron sacados de los nazis por la fuerza, con violencia arrancados de sus seres queridos, y llevados a campos de concentración. Por un momento, el tiempo se detiene. Como si todo hubiera sucedido ayer. El viaje llega a su fin. Mañana por la mañana volvemos a casa…
  © All rights reserved
Read about us:

http://www.criteriosyvalores.com/

Un commento Aggiungi il tuo

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

w

Connessione a %s...